962 057 003 [email protected]

El peor enemigo de la Sanidad

El enemigo de la Sanidad

En estos tiempos de pandemia hemos podido comprobar que existe un enemigo de la salud aún mucho peor que la propia pandemia.

Resulta bochornoso poder comprobar como los gestores de la Sanidad y los políticos NO se ponen de acuerdo a la hora de la toma de medidas de prevención y lucha contra la COVID-19.

Desconcierto y desconfianza

Eso es lo que se genera en la población ante la batalla claramente política entre instituciones de uno y otro bando e incluso, en ocasiones, del mismo bando. Entre tanta palabrería vana e inconsistente en las cámaras de diputados, reuniones de distintas CCAA sin acuerdo y con posturas enfrentadas, en el ciudadano queda el sinsabor de que la salud de las personas importa bien poco a quienes tienen la responsabilidad de protegerla.

Europa también lo dice

Hace relativamente poco, un informe de la revista médica The Lancet, justamente cuestionaba la labor hecha por Sanidad por la poca previsión en dotación de medios y de rastreadores para evitar esta segunda ola y valoraba negativamente la falta de acuerdo entre las distintas Administraciones.

En el último que se piensa es en el enfermo

Basta ya de considerar a los enfermos como simples números, estadísticas que suben y bajan y se leen monótonamente, sin emoción alguna. Quienes han de gestionar la Sanidad han de mirar por el ciudadano, por el paciente, por el enfermo y más en una crisis sanitaria como en la que nos encontramos.

Hasta donde sabemos, la dificultad, las discrepancias en llegar a acuerdos ante la toma de medidas contra la pandemia, lo único que acontece es que las medidas que se toman, se toman MAL, y TARDE. NO se está luchando contra el partido político de enfrente, se está luchando contra la pandemia.

Está muriendo gente mientras los políticos se dedican a insultarse entre ellos. Eso es, no solo triste, es susceptible de exigirles responsabilidades por sus nefastas gestiones en esta crisis sanitaria y su falta de acuerdo para tomar medidas. Mientras se pelean, discuten y se insultan, LA GENTE MUERE. La gente está muriendo por el COVID-19, SI. Pero también está muriendo por su ineficacia.

Coronavirus COVID-19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Si continúas navegando consideraremos que aceptas su uso. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies