696 071 531 [email protected]

Un bebé pierde un testículo por una negligencia médica

Otro caso defendido a través de los servicios jurídicos de la Asociación del Defensor del Paciente, de la cuál formamos parte.

Pero en este caso comprobamos la tremenda desproporción que se produce en las indemnizaciones que conceden unos u otros tribunales, dependiendo de la jurisdicción en la que se tramite y la provincia donde se encuentre la sede judicial.

No vemos una correspondencia y no entendemos justificable que un juzgado de Jaén conceda una indemnización de 500.000 € por una lesión del plexó braquial y en este caso la indemnización derivada de la negligencia se fije en una cuantía de 60.000 € y, no sólo ello, es que la sentencia que se dictó en primera instancia fijaba dicha cuantía en 20.920 €.

Obviamente las lesiones son distintas y las repercusiones físicas también, pero esas diferencias que estamos viendo constantemente entre las distintas jurisdicciones e, incluso, entre tribunales de distintas provincias no deberían producirse.

Este niño había sido operado en el Hospital Universitario Niño Jesús de Madrid y tras el alta se trasladaron a su localidad, Campillo de Altobuey (Cuenca), donde tuvieron que acudir a su centro de salud a los pocos días por presentar una gran inflamación y un hematoma.

Desde el centro de salud fue derivado al Hospital General Universitario de Albacete con un diagnóstico inicial de escroto agudo, siendo atendido en este hospital por dos residentes, los cuales
diagnosticaron un catarro de vías altas y enviaron al menor a casa.

Dos días más tarde, el niño fue llevado de nuevo al centro de salud y de ahí derivado de urgencia a Albacete donde, tras realizar una ecografía, se constato que tenía un testículo necrosado y hubo de ser extirpado.

Esta sentencia incide, como no puede ser de otra manera, en la importancia de las asistencias a niños pequeños, sobre todo en los casos en los que, por su edad, no son capaces de explicar con detalle sus dolencias y sus síntomas.

Fuente: lavozdegalicia.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *