962 057 003 [email protected]

COVID-19 Las Navidades que nos esperan

Las Navidades frente a la Pandemia

El Consejo Interterritorial ha aprobado un acuerdo de medidas COVID-19 para poder afrontar las próximas festividades navideñas.

Básicamente, se flexibilizan las medidas interpuestas por la lucha frente al Coronavirus. Se permiten las reuniones de hasta 10 personas y los días más señalados 24, 25 y 31 de diciembre y el 1 de enero, se ampliará el toque de queda hasta las 1:30 de la madrugada. En cuanto a los desplazamientos, se va a permitir los mismos para visitar a familiares y “allegados”.

Esa falta de definición clara de las causas del viaje, puede motivar desplazamientos masivos con otros intereses fuera de lo que sería una reunión familiar para celebrar las fiestas.

Recomendaciones, no imposiciones

El documento no obliga, simplemente recomienda. De la misma forma recomienda que el límite de 10 sea para personas no convivientes. Si los convivientes son más de 10, ese límite se puede superar. A su vez, el documento recomienda extremar las precauciones para estas fiestas para evitar la propagación del virus.

¿Vendrá la tercera ola?

En este momento, en la Comunidad Valenciana, las cifras no son para dar saltos de alegría. Los números que en octubre arrojaban una posición moderada en la Comunidad, van aumentando cada vez más. Actualmente presentamos el mayor índice de positividad, con un 14,39% casi seis puntos por encima de la media nacional. A su vez nos hallamos en los primeros lugares de ocupación UCI y de planta. Los últimos fallecimientos se elevan a 106, con lo que tampoco ha lugar para mostrarse animosos en la evolución de la pandemia en estos últimos días.

Se abre debate: ¿Aflojar o endurecer?

O deberíamos plantearnos qué es mejor, si pasar las Navidades juntos o sencillamente… pasarlas en la intimidad, expectantes eso sí, con el regalo que nos puede traer el nuevo año traducido en las esperadas vacunas.

¿Salvar las Navidades o salvar vidas?

Las autoridades sanitarias deben ser conscientes del riesgo que equivale las reuniones familiares en estas fechas. Si la mayoría de los brotes son a consecuencia de reuniones sociales, la concatenación de estas reuniones en estas fechas navideñas nos puede llevar de forma fulminante a una tercera ola, nada deseada, pero también, muy muy probable.

Si, apelamos a la responsabilidad, la responsabilidad individual y colectiva, pero también somos conscientes de que una sola irresponsabilidad individual puede llevar consecuencias letales para nuestros familiares y para nosotros mismos, por lo que tal vez, las medidas disuasorias deberían ser más duras, más firmes.

Hemos de tener presente los fallecidos que se darán de aquí hasta que la vacuna sea una realidad. Tal vez estos fallecimientos podrían evitarse si se siguieran unas normas más estrictas. El Gobierno y Sanidad a la cabeza deben disponer de todos los medios a su alcance para evitar una, repetimos nada deseada, tercera ola de la pandemia.

COVID-19 Coronavirus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Si continúas navegando consideraremos que aceptas su uso. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies