Archives for mala praxis médica

Enchufes en la Sanidad y tratos de favor

La Sanidad Valenciana y Andaluza NO es transparente

Comentamos el reciente programa que emitió la cadena Cuatro, en el Punto de Mira, un reportaje que aborda los casos de contrataciones irregulares en la Sanidad Pública de Andalucía y la Comunidad Valenciana

Bolsa de trabajo: algo huele mal…

Así es, la realidad apunta que, por ejemplo, en un Hospital analizado, hasta un 36% del personal (más de 100 médicos), ha sido designado a dedo o saltándose los puestos de la Bolsa de Trabajo.

La Bolsa es ese sitio donde están apuntados los médicos y en virtud de su curriculum, sus conocimientos desarrollados, su historial académico y otras valoraciones más, van sumando puntos. Por tanto, los médicos que más puntos tienen, son los primeros de la lista y son los primeros que deberían poder optar a un puesto de trabajo que cubra su especialidad bajo los criterios de Capacidad, Méritos, Formación y Competencia, es decir, criterios objetivos.

Pero ¿Qué sucede si estás de los primeros en la Bolsa y un puesto de trabajo al que aspiras se lo dan a alguien que se encuentra en una posición inferior? ¿Realmente nos tenemos que creer los ciudadanos que NO hay una “Mano Negra”?

¿Para qué sirve el enchufismo?

Incluso se dan casos de coacciones a médicos y enfermeros para que renuncien a su plaza y así quedar esta libre para poder meter personal de confianza. El enchufismo NO es independiente. A la hora de recetar, a la hora de derivar a determinados especialistas o a la hora de la realización de determinadas pruebas, el médico “enchufado” habrá de seguir necesariamente los métodos que le imponga la Administración, NO SEGUIRÁ, ni recetará, ni derivará, ni efectuará las pruebas que NECESITE el Paciente.

Y los altos cargos… con mayor descaro si cabe

En el reportaje se menciona que el actual director de gestión sanitaria de la Generalitat Valenciana, es un escritor y periodista sin ninguna relación aparente con el mundo de la medicina. La recién nombrada directora del Hospital La Fé de Valencia, sí que es médico, pero desde hace más de 10 años que no ejerce, ya que se ha dedicado íntegramente al mundo de la política.

En ambos casos fueron nombrados tras una convocatoria de empleo a la que también accedieron otros candidatos en principio con más méritos y experiencia para los puestos de trabajo ofertados. ¿Qué sucedió? ¿Por qué se nombraron a estas personas para ocupar unos puestos de tanta, tantísima responsabilidad?

Lo cierto es que los periodistas del programa intentaron hablar con distintos responsables, pero en ningún momento quedan claramente especificados los motivos por los que la Comisión que estudiaba dicha convocatoria optó por los mencionados en detrimento de otras ofertas, en principio, más aptas.

“… ¿Eres buen médico si recetas poco y barato? … Si, para la Administración, Si.”

Médicos afines políticamente a los gobernantes, candidatos con menos méritos que otros y que son puestos a dedo haciendo un simulacro de concurso público… ¿Qué pretende Sanidad con este tipo de actuaciones que, dicho sea de paso, se saltan a su vez la normativa de contratación laboral pública?

Algunos de los entrevistados afirman que un médico contratado a dedo es más “obediente” con las indicaciones de Sanidad, indicaciones que en muchas ocasiones van en detrimento de los pacientes, indicaciones que en muchas ocasiones pueden dar origen a Negligencias Médicas.

Podéis ver el programa completo siguiendo el LINK
El programa es de fecha de emisión 30 de abril de 2018

La importancia del Consentimiento Informado

¿Qué es el consentimiento informado?

El consentimiento informado consiste en la obligación que tiene el personal sanitario respecto del paciente, de informarle sobre cualquier actuación médica y, en especial, sobre los tratamientos invasivos que se le hagan, sea intervención quirúrgica (caso más frecuente) o pruebas invasivas que supongan un riesgo para la salud del paciente. Según la Ley de Autonomía del Paciente, los pacientes tienen derecho a conocer, con motivo de cualquier actuación en el ámbito de su salud, toda la información disponible sobre la misma, que debe ser verdadera y se debe comunicar al paciente de forma comprensible y adecuada a sus necesidades a fin de que éste tome las decisiones de acuerdo con su propia y libre voluntad.

Es decir: El paciente debe prestar su consentimiento para cualquier tratamiento terapéutico y para ello el médico debe informarle previamente, con antelación suficiente, de dicho tratamiento, con los pros y contras del mismo para su caso concreto y particular. Y muy especialmente cuando se trata de una intervención quirúrgica. Eso es fundamental. Porque es el paciente el que toma las decisiones, una vez debidamente informado, sobre una actuación médica y no el facultativo. Ya no estamos en el siglo XIX donde el médico se erigía respecto del paciente en una especie de “padre protector” que tomaba las decisiones por el paciente, cuando lo que estaba en juego era la vida del paciente y no la del facultativo. Se ha pasado de una modalidad “paternalista” de la medicina a otra más acorde con los derechos humanos, en el que el paciente está en un plano de igualdad con el médico y no que el médico se sitúe en un nivel superior.

En definitiva: Es muy importante, mejor dicho, esencial, que el paciente, debidamente informado, y antes del inicio de cualquier tratamiento terapéutico (y sobre todo en las intervenciones quirúrgicas o pruebas invasivas), tome la decisión más acorde con sus intereses, sin que el médico intervenga en la toma de dicha decisión, más allá de informarle de los detalles del tratamiento y de los riesgos que supone el someterse al tratamiento o de no hacer ningún tratamiento. Y el incumplimiento de dicha obligación por parte del sanitario responsable constituye una mala praxis profesional, con independencia de que el acto médico se haya realizado correctamente y, por consiguiente, se puede acudir a los Tribunales cuando el paciente no ha sido debidamente informado, de forma veraz, y sobre todo, de forma particular e individualizada de su caso. Es decir, no vale un formulario genérico. Según la doctrina de nuestros Tribunales, el consentimiento informado debe prestarse de forma específica y concreta para cada paciente, teniendo en cuenta sus circunstancias personales.

Memoria del Defensor del Paciente (y II). Hagamos memoria… del 2017

Ir a la Primera Parte del artículo

Otras Cuestiones

Consentimiento Informado: La Memoria nos indica que la “… ausencia del consentimiento supone condena a pesar de buena praxis…” Ciertamente, el Paciente ha de estar informado de los riesgos de la prueba a que se ha de someter, por ello en la Memoria se nos aconseja que la leamos con detenimiento y aclaremos todas nuestras dudas; nada de firmarlo “…el mismo dia de la intervención y mucho menos inmediatamente antes de entrar al quirófano…”, aunque nos recuerda que el hecho de “…firmar un consentimiento informado no supone privar al profesional sanitario de su responsabilidad…”

Seguridad Social: falta de protección a los trabajadores que sufren un daño sobrevenido. El Informe ahonda en la falta de protección que ofrece la Seguridad Social a trabajadores impedidos por un daño, a los cuales da como aptos para trabajar (justamente para evitar pagar ayudas a las que tuviera derecho) y por otra parte ese mismo trabajador, al estar realmente impedido, la empresa lo puede despedir, con lo que la Seguridad Social por un lado deja desamparado a esta persona (a tantas y tantas personas), y por otro tampoco fomenta y gestiona la creación de otras oportunidades laborales que si pudieran realizar dichos trabajadores.

Urgencias… por enésima vez: Una de las consecuencias más palpables de la falta de organización asistencial se vive, como cada año, en las Urgencias de los Hospitales. El Informe nos llega a aseverar que “… mientras no se activen recursos de apoyo, como aumento de camas o apertura de consultas de ambulatorio, la situación no tendrá carices de arreglo y seguirá siendo perpetua en tiempo y forma…”

 

Listas de Espera: tapémoslas que hace frio

Nos resulta inconcebible que este dato, que es el que más se ofrece a través de los medios de comunicación sirva para ponerse medallas por parte de unos y como arma arrojadiza por parte de otros: Tanto para los unos como para los otros, el Paciente que es quien debería importar, es sólo un número.
Por ello, valorar si sube o baja una lista de espera, cuya información que manejan las Comunidades Autónomas, por todos es sabido que NO es veraz, se nos antoja repetitivo y poco acorde con la realidad que es esta: Hay muchas, muchas, muchísimas personas en Lista de Espera, Listas de Espera que en muchísimas ocasiones se hacen interminables. La pregunta que se deberían hacer la Autoridades Sanitarias es: “…¿Cuántas personas mueren al año en España esperando una consulta o cirugía?…”

La que se avecina: Nuevo baremo sanitario

El Informe también nos explicita los pasos que ha seguido El Defensor del Paciente con los distintos grupos políticos para abordar junto a ellos temas tan necesarios que se apliquen como son

-La eliminación de las costas procesales.
Variar el plazo de prescripción por responsabilidad extracontractual a tres años.
Participación de La Asociación en la elaboración del nuevo baremo de daños, ya que no hay ninguna plataforma de defensa de los usuarios y los pacientes que forme parte del grupo que elabora dicho baremo, siendo discriminatorio para las víctimas más débiles.

Los contactos con los grupos políticos han suscitado bastante interés por parte de sus representantes “… así como, en general, la mayoría de ellos mostraron estar de acuerdo con nuestras propuestas…”

Para ver el texto completo de la Memoria pulsar aquí

IATROGENIA: La forma “bonita” de denominar las Negligencias Médicas

El diccionario define el término “iatrogenia” como la alteración, especialmente negativa, del estado del paciente producida por el médico.

Recientemente la Organización Médica Colegial y la Sociedad Española de Salud Pública (SESPAS) han dado a conocer un documento de trabajo común que nos acerca a este término y sus causas.

Informe claro por un lado…

Destacamos que el informe declare hechos tan relevantes como que estos Errores Médicos son la tercera causa de mortalidad en los Estados Unidos y por ejemplo, la incidencia de los efectos adversos ligados a la hospitalización es de casi un 10% y en según qué servicios puede llegar a un 40%… (Una cifra que debería asustarnos literalmente a todos y que en el informe pasa casi desapercibida, quedando en una mera cuestión porcentual nada más); La titularidad de este último porcentaje corresponde a las UCI… Por otra parte el informe indica que el 15% de todo el gasto sanitario está relacionado con los errores médicos…

Y por otro lado… muestra sus flaquezas

Hemos de decir que de un informe que indica con claridad que la Iatrogenia “…debe ser considerada como un problema relevante de salud pública” nos estimulaba mucho su lectura, pero lamentablemente, este informe está hecho sólo para una parte… la parte médica, a la que justifica continuamente: “…errar es de humanos…”,  “… Todas las intervenciones médicas tienen pros y contras…”. Es más, incluso nos habla de que “…buena parte de la capacidad de dañar de la medicina procede también de la entusiasta disposición de la población a someterse a todo tipo de pruebas…”, trasladando una parte de la responsabilidad a los pacientes.

En este informe se habla mucho del Médico y de la defensa del mismo, es más, se habla de la urgente necesidad de aplicar un nuevo baremo para las Negligencias Médicas y así propiciar que se pague menos por una Mala Praxis… (Así se resolvería el gasto sanitario excesivo ¿no?)

Un informe sin alma

Un informe en el que NO se hable de las principales víctimas de la Iatrogenia, de las Negligencias, de los errores médicos, es decir de los Pacientes que las han padecido, de sus DIFICULTADES en llevar una vida normal, las amarguras y la pena por la pérdida de un ser querido. Un informe que no hable de las Trabas y Dificultades que les ponen a las Víctimas tanto las Autoridades Sanitarias como las Compañías de Seguros es un informe que EVITA hacerse eco de una realidad… de la realidad del MÁS desprotegido y por ende el MÁS NECESITADO.

También es un informe escrito en parte en la inopia, ya que no tiene en absoluto en cuenta la situación actual POR LA QUE PASAN MUCHOS MÉDICOS DÍA A DÍA, y es los recortes brutales que se ha sometido a la Sanidad y la precariedad laboral de los facultativos… en ningún momento se menciona la realidad sanitaria que sufrimos todos, médicos, enfermeros, profesionales… y por supuesto, pacientes.

Un informe, también, entre pueril y cándido, que requiere urgir a las Administraciones a asignar recursos para prevenir y controlar la Iatrogenia… sin especificar ni concretar nada. Un ejemplo de ese asignar recursos sería: Contratar más médicos, destinar más recursos económicos hospitalarios, abrir camas y no cerrarlas, emplear más personal quirúrgico… ACABAR con seriedad con las Listas de Espera… pero, no se especifica ninguno de estos u otros pasos a seguir.

Tampoco se menciona nada en este informe acerca de la Transparencia… Con deciros que los datos que nos han aportado, los porcentajes, las pérdidas que causan los errores médicos, etc, esos datos o bien no son de nuestro país o bien son de hace MÁS DE DIEZ AÑOS…

Hablar de una situación muy preocupante utilizando los datos de hace una década nos da la impresión que no preocupa tanto, que la situación de hace un año, de hace un mes, de ayer mismo no preocupa. NO se puede hacer una análisis de la situación actual con datos ya caducos. Lamentablemente las Administraciones Públicas no dedican esfuerzos en contabilizar las víctimas por Negligencias Médicas… NO les interesa.

En fin, entendemos y conocemos la situación del médico, del anestesista, el cirujano, el personal auxiliar, los enfermeros y enfermeras…Sabemos de la crudeza y dureza de situaciones ante las que se tienen que enfrentar día a día y nos emociona la nobleza de su profesión y de sus actos… pero no nos olvidemos, quién ha perdido la pierna, la visión, alguna limitación física o incluso, en ocasiones, en muchas ocasiones, quién ha perdido la vida, es …EL PACIENTE.

Dos millones de Euros: Indemnización por una negligencia médica


paritUna negligencia que dejó a un bebé inválido

La niña sufrió lesiones en el parto por las que ha quedado inválida de por vida.

Un parto terrible en el que la madre sufrió lo indecible, empezando por las 12 horas que pasaron hasta que finalmente la metieron en el paritorio. Al no poder extraer al bebé con normalidad -ya que la cabeza del feto no cabía por la pelvis-, los médicos deciden utilizar otras técnicas muy agresivas para el parto vaginal provocando a la madre fuertes hematomas, pero sin éxito.

Finalmente se recurre a la cesárea, y al practicarla se produce la rotura del útero causando a la madre una gravísima hemorragia (le administraron 5 bolsas de sangre, 4 de plasma y otras tantas de suero). Al no conseguir cesar la hemorragia los médicos deciden extirpar el útero. Esta desastrosa intervención ha dejado a la madre estéril.

2,1 millones de indemnización

El Tribunal concede esta indemnización por considerar a la niña en situación de incapacidad permanente absoluta para todo trabajo y por los gastos de adaptación de la vivienda donde reside la niña dado que la menor estará de por vida en silla de ruedas, por lo que es evidente la necesidad de adecuación de una vivienda ajustada a esas características en puertas, baños, sanitarios, etc.

Una buena indemnización para una nefasta actuación médica

Y podría haber sido peor, ya que la madre (que recordemos, ha quedado estéril) no perdió la vida de milagro

El Tribunal Supremo condena a un anestesista por las graves secuelas producidas a una paciente que se sometió a una cesárea

350069-656-302

La Sentencia considera que la punción epidural produjo unas lesiones en “las raíces nerviosas, que no aparecieron de forma espontánea sino por aplicarla en un lugar inadecuado”.

La mujer acudió a una clínica para someterse a un parto programado por cesárea. Tras la intervención quirúrgica le quedó afectado el nervio ciático, lo que propició que se sometiera a un posterior tratamiento del que fue dada de alta con graves secuelas. Tanto es así que la propia Seguridad Social le reconoció la incapacidad laboral total para su profesión habitual.

El Tribunal Supremo condena al anestesista y a su aseguradora a pagar solidariamente a la demandante una indemnización de 125.264,72 euros, más el interés legal desde la fecha de la interposición de la demanda. En la Sentencia se manifiesta que la paciente en el momento que fue pinchada por el médico experimentó “un dolor horroroso hacia el pie izquierdo”. El facultativo, que reconoció la reacción de dolor de la paciente, explicó en el juicio que eso es frecuente, que paró y que, tras comprobar que no había problema alguno, continuó.

El Tribunal Supremo señala la existencia de un “resultado anormal y desproporcionado claramente relacionado con la administración de la anestesia“, ya que la lesión en las raíces nerviosas no aparecieron espontáneamente sino tras la punción anestésica en lugar inadecuado.

La Mala Praxis comienza por no reconocer el error

De todos es conocido que la medicina está para curar al paciente. O hacer todos los esfuerzos posibles para curarlo. Y el médico, como ser humano que es, puede equivocarse, como todos. Entra dentro de la lógica humana. Pero la mala praxis comienza por no reconocer el error, prescindir de lo que la paciente en este caso le está diciendo, que tiene un dolor horroroso en el pie izquierdo y pese a ello, el anestesista sigue, porque ese dolor horroroso, según él, es frecuente.

Esto es lo que nos debe alarmar. Que un médico prescinda abiertamente de las quejas de la paciente y siga con su intervención ignorando esas quejas, porque según él es frecuente, es, humanamente, una total insensibilidad hacia el dolor ajeno y, profesionalmente, una negligencia médica por la forma de realizar la punción. Ahora bien: La pregunta que cabe hacerse es: ¿si el médico hubiera hecho caso a la reacción de dolor del paciente hubiese sido otro el resultado? Pues seguro que sí o, al menos, hubiera tenido una consideración y respeto hacia el paciente que no tuvo, al ignorar y pasar del dolor horroroso que éste tenía. El respeto al paciente exige un trato humano, no un trato insensible.

En España mueren más de 2 personas al día por Negligencias Médicas


Análisis de la Memoria del año 2015 de la Asociación del Defensor del Paciente
memoria-defensor-paciente-2015

A pesar de esa cifra, parece que “no pasa nada” a nivel institucional ya que en ningún momento se ha hablado en el Parlamento de las víctimas de las negligencias médico-sanitarias. Son las víctimas silenciadas, las víctimas inexistentes.

La Asociación El Defensor del Paciente recibió en 2015 un total de 14.430 casos de negligencias médicas, de las cuales 806 personas perdieron la vida. Con apenas una disminución respecto a 2014 de un 2,2% el panorama sanitario es más de lo mismo: listas de espera bochornosas y manipuladas, servicios de Urgencias colapsados, Atención Primaria degradada y bajo presión, preocupante déficit y recorte de especialistas, infecciones hospitalarias que por falta de asepsia se cobran la vida de los pacientes, negligencias médico-sanitarias, etc.
La Memoria de la ADP nos subraya que la degradación del sistema sanitario motivada por los recortes ha llevado a nuestro país a “…la zaga de Europa en calidad asistencial” encontrándonos en un nivel similar al de países como Malta, Portugal, Eslovaquia o Chipre.

Las principales causas de negligencias médicas

– Falta de Medios tanto técnicos como humanos.

Que han motivado DIAGNÓSTICOS ERRÓNEOS O TARDÍOS al disminuir significativamente los recursos sanitarios. También el Informe nos lanza una pregunta al aire… ¿Tienen los profesionales sanitarios órdenes de la Administración de echar el freno de mano a la hora de prescribir pruebas sanitarias?

– Mención expresa a la crisis de la HEPATITIS C

La defectuosa negociación del Ministerio para conseguir el medicamento Sovaldi a un precio asumible y la imprevisión para dispensarlo debido a su coste ha hecho quedar el año 2015 marcado por la lucha de los enfermos de la Hepatitis C ante la falta de auxilio, negativas y trabas de la Administración. La ADP habla de lo intolerable de que el suministro del Sovaldi se haya paralizado durante meses a expensas de la decisión del Comité de la Consejería de Sanidad de Turno.
Al margen de esta crisis, la Asociación del Defensor del Paciente ha recibido 37 casos de contagiados por esta enfermedad debido a negligencias en las transfusiones de sangre.

– Infecciones Hospitalarias

Aunque parezca increíble, el número de muertes por infección hospitalaria (Según el informe de la ADP) es mayor que el de fallecidos por accidentes de tráfico. La Seguridad de los pacientes debería estar por encima de la austeridad presupuestaria.
Las infecciones se originan en su mayoría como consecuencia de que el Hospital no ha cumplido debidamente con el protocolo de limpieza o desinfección y nos advierte el informe que se requiere además de una mayor involucración del personal hospitalario en aplicar esos protocolos.

– Protocolo 112 ineficaz

La tardía o falta de respuesta del 112 nos ofrece este dato relevante: 49 fallecidos (Se habla de hechos denunciados por este motivo, aunque la ADP considera que deben de existir centenares de casos. La grave irresponsabilidad figura al parecer en el protocolo de actuación del 112: hacer un diagnóstico telefónico del estado del enfermo y evitar por todos los medios tener que desplazar una ambulancia al domicilio.

– El caos de las Urgencias Hospitalarias

Sin duda la fracción del sistema sanitario español que peor funciona. El colapso que se produce en Urgencias (se calculan unas 26 millones de visitas a Urgencias al año) provoca situaciones de caos y descontrol. El principal problema de este Servicio es debido a que la gente acude a él al cerrársele las puertas de otros sitios para ser atendidos, provocando esta demanda la falta de previsión y planificación. Además del déficit en materia de personal y medios.

– Listas de Espera

La realidad es que según estimaciones de la ADP, existen 567.500 pacientes a la espera de intervención quirúrgica y la demora media de operaciones continúa siendo de 96 días. Es necesaria aumentar plantillas y rentabilizar los recursos existentes.

– Mención expresa de la Comunitat Valenciana

El Defensor del Paciente recibió el año pasado 68 denuncias por negligencias sanitarias en la provincia de Castellón. En el conjunto de la Comunitat la cifra se situó en 1.298, lo que situó a esta autonomía como la cuarta en número de denuncias, tras Madrid, Andalucía y Cataluña. Los aspectos más denunciados fueron Cirugía general, las listas de espera, Traumatología, Ginecología y Urgencias.

Cargar la Memoria de la Asociación del Defensor del Paciente 2015 haciendo click  A Q U I

 

Por cada 80 euros que se recortan en Sanidad aumenta un 1% la mortalidad

El periodista Jesús Cintora entrevista a un médico de familia, que nos habla abiertamente y sin ningún tipo de tapujos, de lo que significa hoy en día ejercer esta profesión en un centro de la Sanidad Pública.

Un testimonio que no te dejará indiferente, con afirmaciones claras y contundentes; “por cada 80 euros que se recortan en Sanidad aumenta un 1% la mortalidad…si hemos recortado 160 euros por persona los dos últimos años, esto significa que han muerto 13.000 personas que no deberían haber fallecido”.

Violación de la carta Europea de Derechos del Paciente

La Asociación El Defensor del Paciente denunciará ante la Unión Europea la violación de la carta europea de derechos del paciente, por los siguientes motivos, entre otros:

La no admisión de las reclamaciones de los pacientes y/o familiares que son tramitadas a través de la asociación y que incomprensiblemente, “obligan” a presentar nuevamente rellenando un nuevo formulario.

La violación de acceso a los fármacos: Los pacientes con enfermedades como por ejemplo la hepatitis C o el cáncer, no están teniendo acceso a los fármacos mas novedosos, ni a las vacunas, teniéndolas que pagar de su bolsillo. Así mismo, los pacientes o ciudadanos que necesitan visita medica fuera de su comunidad autónoma no son atendidos ni se les dispensan los fármacos, aun teniendo tarjeta electrónica. Además, los pacientes crónicos tienen que pagarse la medicación, en los casos en los que tienen acceso a la misma.

Los pacientes en lista de espera. Se esta violando su derecho a una atención rápida y eficaz, lo que conlleva el agravamiento con la perdida de salud y en muchos casos de sus trabajo, por ser despedidos estando de baja.

Las urgencias hospitalarias; la violación del derecho a la intimidad y a una atención digna, rápida y eficaz, con consecuencias “dantescas” y aglomeración de pacientes en los pasillos de los centros hospitalarios, al no haber camas suficientes , ni un sitio digno donde ubicarlos.

La violación de derechos a los discapacitados esta siendo una losa para estos debido a los incumplimiento de la ley de dependencia, los copagos y la falta de ayudas eficaces, que están llevando a una situación terrible de abandono.

La violación de derechos del niño esta siendo un terrible problema debido a la desnutrición, por encima de la media Europea, al no tener los padres los medios económicos necesarios para cubrir sus necesidades básicas.

La violación de los derechos del anciano, enfermos en su mayoría, que viven en el umbral de la pobreza al no tener medios, ni familiares, que puedan pagar una residencia “digna”.

Estas y otras cuestiones serán denunciadas por parte de La Asociación El Defensor del Paciente ante la Unión Europea.

Desde nuestro despacho de abogados especializado en casos de Negligencias Médicas, apoyamos este tipo de acciones para subsanar estas situaciones lo antes posible.

Presuntas agresiones a personal sanitario con condenas desproporcionadas

denuncias-agresiones-personal-sanitarioEL Defensor del Paciente ha denunciado recientemente la situación que se está produciendo de total indefensión para los pacientes en el terreno de presuntas agresiones a personal sanitario.

A continuación detallamos una serie de consejos y pautas de actuación facilitadas por dicha asociación.

1.- La no utilización, en ningún momento, de la “violencia” ni física ni verbal, por más enfadados que estemos.

2.- Si vemos que el médico/enfermera utiliza mal trato verbal, nos iremos de inmediato de la consulta y expondremos los hechos en la consejería de sanidad. Si median insultos u otra forma de humillación, pediremos de inmediato el cambio de centro.

3.- Debemos saber que por mucha autoridad que les hayan querido “regalar” son trabajadores públicos al servicio de los que sufragamos su sueldo y que nos deben el mismo respeto que nosotros a ellos, ni más ni menos.

4.- Si se solicita prueba o especialista y no quieren tramitársela; dejar por escrito esta circunstancia explicando por la razón que se ha pedido. De la misma forma si no nos da la baja o por el contrario un alta indebida al encontrarnos en situación de no poder desarrollar nuestro trabajo.

5.- En este último caso, acudir a la empresa solicitando al médico de esta (si lo hubiera) la certificación escrita de no estar en condiciones para la realización de su trabajo. En el caso de no haber médico de empresa, enviar un buro fax a la inspección médica y/o mutua explicando la situación y responsabilizándolos del agravamiento o pérdida de empleo, si no reconsidera el alta.

6.- No pelear ni discutir, lo más efectivo es realizar estas acciones, si el que quiere discutir es el médico, abrir la puerta y marcharse como hemos dicho antes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies