Nuestro equipo

Nuria Sala Pujolar es la mujer de Javier Bruna y trabaja en el despacho Bruna Abogados

 

nuria sala pujolar bruna abogadosNegligencias Médicas: Mi experiencia personal

Tengo la necesidad de explicarles mi experiencia en el campo de Negligencias Médicas.

Hace ya años, por circunstancias de la vida me encontré inmersa en este mundo, desconocido para mi, Mi marido, Javier Bruna fue intervenido en oftalmología, para quitarle la miopía. El médico, que en nuestra primera visita nos habló que tenía una gran experiencia. Le depositamos nuestra confianza y fue intervenido por él. Después de la intervención,  a mi marido le dolían los ojos, tenía muchas molestias; pasaban los días y no recuperaba visión (en la cirugía mi marido fue intervenido, para más INRI, de ambos ojos, -cosa que después nos enteraríamos que no se debe hacer-).

El médico decía que todo iba bien. Fueron varias visitas y siempre decía que todo iba bien. No nos conformamos y fuimos a otros especialistas, Barraquer, etc… Estábamos desesperados hasta que encontramos un médico que nos dijo que le habían puesto las lentes invertidas: se tenía que volver a intervenir rápidamente y con carácter de urgencia para no dañar más los ojos. Fueron días duros y viviendo siempre con la esperanza de poderlo solucionar. Se intervino, le quitaron las lentes y empezó una Catarata traumática, la cual le conllevó a pérdida de visión.

Decidimos denunciar y aquí empezó el segundo calvario. El médico que le quitó las lentes no quiso hacernos un informe de cuanto nos había dicho con sus palabras. Se nos ocurrió ir a la Clínica Barraquer y pedir la Historia; la solicitamos y en ella apareció, por suerte, unas fotografías que le habían hecho. Con estas fotografías empecé a ir a Oftalmólogos de Valencia para que me dijeran qué veian y me  hicieran un informe.

No lo conseguí. Unos, amables, otros se ofendían, otros se sentían molestos, otros negaban el hecho… por lo menos fui a 20 oftalmólogos. Ninguno quiso hablar ni hacer un informe.

Pensé: Voy a Barcelona… ya que no serán compañeros… Pero ocurrió lo mismo. Día a día sentí más indignación y a la vez afectaba por cómo quedaría mi marido, pues no estaba bien. Hasta que, finalmente fui al Catedrático de Valencia. Cuando le enseñé las fotos me dijo: “Esto es una barbaridad, se le han puesto las lentes invertidas. Llamó a su secretaria y empezó a relatar lo que veía en las fotos a través de un informe. A la semana siguiente quiso ver a mi marido para averiguar las consecuencias en su visión. También fui al inventor de la lente en Marsella (Francia). Al ver a mi marido y las fotografías se echó las manos a la cabeza y también nos hizo un informe.

Después de batallar, de sufrir día a día, conseguimos una sentencia condenatoria al médico. Sentí una gran alegría, aunque a mi marido no le han devuelto la vista que tenía.

Quiero exponer esto porque sé que son muchas las personas que están pasando día a día por este calvario, ¿Qué les puedo decir? Que luchen, tanto judicialmente como sobre todo médicamente para poder tener el mínimo de secuelas. Desde aquél año estoy recibiendo a cientos de personas que me llaman y piden consejos, y yo estoy aquí para poderles echar una mano.

Yo diría y aconsejaría a los Gestores de la Sanidad que pusieran tanto más medios humanos como materiales y así ayudar a la gente a no sufrir. Eso evitaría muchas negligencias, mucho sufrimiento al paciente y desde luego, como consecuencia, no habrían de gastar dinero en indemnizaciones.

El corporativismo hace daño a todos. La verdad enriquece al ser humano

La profesión médica requiere una gran responsabilidad y si hay médicos que no pueden, que no ejerzan.

Me duele cuando escucho que hay gente que niega la existencia de negligencias. Yo no puedo negar la cantidad de accidentes de circulación y allí sí se habla de responsables. Si un conductor de autocar tiene un accidente, se le condena por sus actos. ¿Por qué es tan difícil en los médicos? El conductor de autocares solo puede conducir unas horas y tiene mecanismos muy precisos que registran el tiempo que se halla al volante: está muy controlado. ¿Por qué al personal sanitario se le permite trabajar 12, 16 horas… si nuestro cuerpo no lo aguanta… ¿O sí? O es que acaso ¿Solo NO lo aguantan los conductores?

Por suerte tengo que decir que hoy por hoy hay muchos médicos que hacen informes. DICEN LA VERDAD, ni más ni menos… Y se ganan muchos casos.

Una vez más necesito decir, gracias a todo el personal sanitario, a estos profesionales que son responsables por vocación, humanos, unos grandes especialistas, gracias a ellos… los necesito.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies